15 de abril de 2018

Una nueva embestida contra la Vida.

Una nueva embestida contra la Vida, contra los mas vulnerables, de parte del Gob. Socialista de la Prov. de Santa Fe.
Ya habían suscripto con "beneplácito" al protocolo de interrupción del embarazo impulsado por el Gob. Kirchnerista y hoy redoblan la apuesta al Gob. Macrista con la decisión de fabricar un "arma de aniquilamiento de seres humanos" como es el Misoprostol.
Desde este humilde espacio Nacionalista repudiamos enérgicamente y condenamos la perversa decisión de convertir a Santa Fe en la primera provincia Argentina en fabricar un medicamento, que en sobredosis, induce al aborto y cuyo objetivo de producción no es la indicación prescripta, si no las contra indicaciones de la droga
Se aproximan los tiempos en que los ciudadanos deban elegir a sus gobernantes.
Esperamos el Nacionalismo este debidamente posicionado para dar la batalla dentro del sistema democrático a estos y otros personeros de la muerte.

Santa Fe producirá Misoprostol, un medicamento usado para realizar "abortos seguros".

MIS SIETE MINUTOS FUERA Y CONTRA DEL CONGRESO - ANTONIO CAPONNETTO

MIS SIETE MINUTOS
FUERA Y CONTRA DEL CONGRESO.
ANTONIO CAPONNETTO

Indignísimos miembros del Parlamento,
Irrespetables representantes de la perversión democrática,
Ilegítimos interlocutores de la corrupción hecha sistema político,
Delincuentes subversivos todos:
Con los fines más aviesos y las intenciones más torvas, han fabricado un debate sobre lo indebatible, un disenso sobre lo que no admite disensión, una discusion sobre lo indiscutible, un plebiscito acerca de lo implebiscitable.
El macabro ardid les ha dado resultado, y todos resultan a la postre funcionales al mismo. De un lado y del otro de la imposible reyerta, satelitan y orbitan los políticamente correctos. Secuestrado el sentido común, sacan turnos en amable paridad de condiciones los asesinos de inocentes y los que honradamente se oponen al crimen. Cada cual con sus democráticos minutos concedidos bajo el signo del igualitarismo más mendaz y canallesco.
Para lo que pudiera servir, mi posición es la siguiente:
1)Sólo ingresaría al Congreso si tuviera, como Sansón,la fuerza espiritual y material para derrumbarlo con todos sus filisteos.
2)No estoy a favor de la vida. Para eso están desde los jainistas, que no matan las liendres,prefiriendo convertirse en piojosos, hasta los ridículos veganos que ingieren con culpa incluso las legumbres, pasando por todas las heterodoxas corrientes filosóficas de cuño vitalista. Estoy a favor del Plan de Dios Uno y Trino. Y en ese Plan, el Quinto Mandamiento prohibe matar a un inocente. En ese Plan, Nuestro Señor Jesucristo, anuncia que los pecadores irán al infierno. Y los asesinos son pecadores. En ese Plan, no tienen prioridad los derechos,por lícitos que sean, sino el deber de ser testigos de la Verdad, gritándola desde los tejados.
3)Frente al temor de Dios, de incumplir su Divino Plan, y porque “antes querría haber muerto que haberos ofendido”, me importa un belín los miles de argumentos científicos –de todas las ciencias juntas- demostrativos del origen de la existencia humana desde el instante mismo de la concepción.
4)No estoy obligado a compartir diálogos corteses ni confrontaciones diplomáticas con los peores enemigos del Orden Sobrenatural. No estoy obligado a proporcionales argumentos racionales que no merecen ni inteligen; tampoco evidencias axiomáticas de las que se burlan en incoherente anti materialismo científico. Con ellos, ni el lenguaje en común se debe tener. Y ante ellos, cabe aplicar el consejo de San Juan Crisóstomo: “Si alguien blasfema corrígele, si vuelve a blasfemar corrígele otra vez, si vuelve a blasfemar golpéale, rómpele los dientes, santifica tu mano con el golpe”.
5)Hago mías las palabras de Pascual Pastore, dirigida a otros rojos parlamentarios homicidas: “Yo tenía diez hijos; la mayor que era toda mi ilusión, ha muerto[...]pero yo espero verla nuevamente. Yo no hago otra cosa más que esperar; en apariencia yo ejerzo una profesión, trabajo, pero no es verdad, solo busco el cumplimiento de esta esperanza. Más cuando pienso que vuestra ciencia, que vuestra ideología dice, con seguridad absoluta y enseña, que entre los huesos de mi hija muerta que espera la resurrección de la carne y los de la carroña de un buey, no hay ninguna diferencia,¡ah, entonces os digo comunistas, ¡mientras haya hijos que mueran y padres que esperan, se rebelarán contra vosotros!
Vosotros tenéis de la vida individual y social, un concepto químico. He aquí la razón por la cual sois desgraciados. Los ácidos y las sales se combinan y de ello resulta una reacción dialéctica de la vida, donde no hay lugar para la esperanza. Así concebís vosotros todas las cosas, y aquí está la gran divergencia. Vosotros estáis ensayando, un bleff colosal; pretendéis hacer creer que vosotros estáis por los pobres y que nosotros estamos por los ricos, pero permitidme que os diga con todo el sentimiento y amargura posible, vosotros, no amáis ni a los pobres ni a los ricos, vosotros no amáis a nadie”.
Sépanlo de una vez aborteros: mientras haya inocentes que maten, bajo el amparo de la ley o sin ella, las almas de esos justos se rebelarán contra ustedes. Y ninguna fuerza del mundo podrá detener la cólera del Señor de los Ejércitos, acaudillando esa rebelión de las víctimas de Herodes.
¡DIOS NO MUERE! ¡VIVA CRISTO REY!

19 de febrero de 2018

Defensa de la Vida

"..la defensa de la vida gestante sin la postulación de un orden político que la acoja hospitalariamente resulta ininteligible."
Juan Manuel de Prada

EL FRACASO PRO VIDA

Se consumó la reformita favorecedora del aborto que impedirá abortar a las menores de edad sin el consentimiento de sus papaítos. Y digo que esta reformita de apariencia restrictiva favorece paradójicamente el aborto por la muy sencilla razón de que refuerza su consideración como acto de mera disposición de la voluntad. Cuando a una menor se le exige el consentimiento de sus papaítos para abortar se está afirmando que, para abortar, basta con tener capacidad legal, como para contraer cualquier obligación o ejercer cualquier derecho de naturaleza civil; y que, alcanzado ese requisito de la edad (o subsanado por el consentimiento paterno), abortar se constituye en un puro acto de la voluntad, como suscribir una póliza o comprarse un automóvil. Que una menor pueda o no abortar con el consentimiento de sus papaítos es un hecho irrelevante que sólo sirve (a modo de macguffin) para distraer la atención de los tontos útiles del hecho sustancial, que es la eliminación de una vida gestante. En realidad, esta reformita es una argucia para contribuir al eclipse de nuestro juicio ético, que es el fundamento sobre el que el Nuevo Orden Mundial sustenta todo su proceso de ingeniería social.

Pero los peperos no hacen sino cumplir con su cometido de obedientes lacayos, según el reparto de funciones que les asigna el Nuevo Orden Mundial. Más interesante es consta tar el fracaso incuestionable del movimiento pro vida, que durante décadas ha pretendido que el aborto no es una cuestión política, esgrimiendo argumentos sentimentaloides y vacuas apelaciones al derecho natural que ya nadie entiende, precisamente porque el orden político vigente se sustenta sobre la abolición del Derecho Natural. Para combatir los presupuestos doctrinales sobre los que se sustenta el aborto hay que propugnar un orden político nuevo, que es lo que el movimiento pro vida no ha sabido hacer, pretendiendo mantenerse en un absurdo (por inexistente) ámbito de «apoliticismo», que a la postre se ha convertido en arrabal de friquismo; pues la dura realidad es que, hoy por hoy, quienes defendemos la vida gestante somos percibidos por el clima de nuestra época como friquis apestosos, amén de inhumanos.

Y es que la defensa de la vida gestante sin la postulación de un orden político que la acoja hospitalariamente resulta ininteligible. Para revolverse contra el aborto hace falta, primeramente, revolverse contra un orden económico que se funda sobre la convicción de que el mejor modo de contar con masas cretinizadas e incapaces de luchar contra unas condiciones laborales oprobiosas es conseguir que esas masas tengan pocos hijos; porque quien no tiene hijos por los que luchar acaba renunciando a la lucha. Para revolverse contra el aborto hay que explicar antes a la gente que el aborto, como todos los derechos de bragueta, son argucias del sistema para conseguir que las injusticias sociales resulten menos oprobiosas. Y que todo el sostén ideológico sobre el que el aborto se sostiene es, en última instancia, consecuencia del concepto liberal de libertad, que exhorta al hombre a deshacerse de todos los impedimentos que dificultan o limitan el proceso de fortalecimiento de su individualidad soberana. A esta idea nuclear se le incorporarían luego aderezos y perifollos como la ideología de género; pero combatir los perifollos sin atacar el núcleo es como arar en el mar.

El combate contra el aborto sólo puede ser eficaz si se inserta en un combate de naturaleza política. Todo lo demás es buscar grotescamente la «añadidura», soslayando la búsqueda primordial del «reino y su justicia». Pero a quien no busca primero el reino y su justicia la añadidura también le será negada.

3 de febrero de 2018

El Socialismo. La negación de la Reyecía de Cristo.

El Socialismo - Negación de la Reyecía de Cristo.
Prof. Jordán Bruno Genta

El Socialismo, en cualquiera de sus formas, aunque se presente acristianado y parafraseando el Evangelio, se opone siempre al Cristianismo. Es su negación como la masa es la negación de la persona. No más santos ni héroes, ni sabios ni poetas, ni aventura ni riesgo, ni vida esforzada y heroica, ni abnegación, ni sacrificio: masas, solamente masas anónimas.
Frente a esta negación de la persona, que es negación de Dios, oponemos la afirmación del ser del hombre, es decir: nuestro Señor Jesucristo, la Verdad crucificada por amor, la Verdad que nos ha creado y redimido. Sin Él no hay nada, ni se puede hacer nada que sea afirmación real y plena de la persona humana, que ha venido a cuidar, proteger, defender y elevar.


Jordán Bruno Genta, (1909-1974) Escritor y filósofo católico argentino, Profesor de Filosofía y Letras durante 40 años. Escribió numerosos libros de amplia difusión en el Nacionalismo Argentino de derechas. Fue rector del Instituto Nacional del Profesorado, incursionó en el periodismo.
En 1943 fue designado interventor de la Universidad del Litoral (Argentina) por el Gobierno del GOU. Sus tendencias políticas conservadoras le valieron amplias críticas en un documento editado en su contra y firmado por el movimiento nacionalista FORJA, lo que lo llevó a un enfrentamiento con Arturo Jauretche y un breve encarcelamiento a éste último.
En sus obras, Genta promovía la jerarquización del saber y la promoción de los estudios técnicos en el marco de la metafísica de la filosofía tradicional aristotélico tomista y el espíritu católico. En el marco de esta jerarquización del saber, los estudios técnicos debían estar al alcance del conjunto de la población, al igual que la cultura humanística de orientación católica.
La mañana del domingo 27 de octubre de 1974, al salir de su domicilio de (Buenos Aires), disponiéndose a ir a Misa salió a la calle, siendo ultimado por un guerrillero del Ejército Revolucionario del Pueblo o por personal de la "Triple A", apoyado por otros que se desplazaban en un vehículo.
En el momento de su asesinato se desempeñaba como regente del Instituto de Enseñanza Privada Santa Rita.
El Ejército Revolucionario del Pueblo (grupo "22 de agosto"), se atribuyó la responsabilidad de este asesinato. Desde el Juzgado que intervino en la causa, se atribuyó el hecho a personal de la "Triple A" realizado mediante un operativo.
Jordán Bruno Genta fue asesinado por motivo de su Fe y coherencia de vida tras su conversión, en un testimonio que lo convirtió en modelo y paradigma de filósofo especializado en ética desde la visión cCtólica.

Escuela de Frankfurt.

Escuela de Frankfurt



Se conoce como Escuela de Fráncfort o Escuela de Frankfurt a un grupo de investigadores que se adherían a las teorías de Hegel , Marx y Freud y cuyo centro estaba constituido en el Instituto de Investigación Social, inaugurado en 1923 en Fráncfort del Meno. También se les considera representantes de la teoría crítica que allí se fundó.

La Escuela de Frankfurt es una escuela de pensamiento e investigación social surgida a partir del Instituto de Investigaciones Sociales de la Universidad de Frankfurt am Main, en Alemania. El término “Escuela de Frankfurt” es un término informal empleado para referirse tanto a los pensadores miembros del Instituto de Investigaciones Sociales como a aquellos influenciados por él. No existe ninguna institución formal con este nombre.
Inspirándose en Marx, Freud y Weber, la Escuela de Frankfurt sintetizó filosofía y teoría social para desarrollar una teoría crítica de la sociedad contemporánea.
Teoría crítica
Parece evidente que la elección de la frase “teoría crítica de la sociedad” para describir su doctrina responde en gran parte a la necesidad de encontrar una etiqueta menos controvertida que la de “marxismo”, y más general
Sin embargo, esta no es la única razón para la elección del nombre. No menos importante fue el hecho de que, en el contexto de la ortodoxia marxista-leninista, estaban conectando con la epistemología de la obra de Marx, que se presentaba a sí misma como una “crítica”.
La Escuela de Frankfurt entendía esta crítica de Marx como una crítica a la realidad social existente en términos del potencial para la libertad y la felicidad que existía dentro de esa misma realidad.
Primera etapa

Las principales influencias sobre el pensamiento de la primera generación de la Escuela de Frankfurt:
La situación histórica: transición del capitalismo emprendedor de pequeña escala al capitalismo monopolista y al imperialismo.
Teorías de Weber: análisis histórico comparativo del racionalismo occidental referido al capitalismo, al estado moderno, a la racionalidad científica secular, a la cultura, y a la religión.
Teorías de Freud: descubrimiento del subconsciente; importancia del complejo de Edipo; anális de las bases psicológicas del autoritarismo y del comportamiento social irracional.
Crítica del positivismo: crítica del positivismo, al que se considera expresión del conformismo, como filosofía, como método científico y como ideología política.
Modernismo estético: liberación del subconsciente; conciencia de estar viviendo en una época única.
Teoría marxista: crítica de la ideología burguesa; crítica de la alienación del trabajador; materialismo histórico; la historia es vista como una lucha de clases y de explotación del trabajador bajo distintas formas en cada época histórica.
Teoría de la cultura: crítica de la cultura occidental como la cultura de la dominación de la naturaleza, tanto la interior como la exterior; diferenciación dialéctica de las dimensiones emancipadoras y represivas de la cultura elitista.
Todas estas influencias se combinaron para crear la Teoría crítica de la cultura (primera generación). Los teóricos críticos desarrollaron una teoría integradora de las estructuras de dominio presentes en la civilización industrial avanzada y de la dialéctica a través de la cual se suprime el potencial emancipador de la sociedad moderna.
La reunión fundacional tuvo lugar en verano de 1924, y fue presidida por Georg Lukacs. Los principales teóricos de esta primera etapa son: Max Horkheimer, Theodor W. Adorno, Walter Benjamin, Herbert Marcuse, Leo Lowental, Friedrich Pollock, y Erich Fromm.
El Instituto tuvo un efecto enorme sobre la sociología (en especial sobre la estadounidense) de la época a través de su obra “La personalidad autoritaria”, donde se explica que la afirmación de unos valores universales, e incluso de la verdad, es una seña de identidad del fascismo. La hipótesis de “La personalidad autoritaria” derivada de esta afirmación contribuyó en gran medida a la aparición del concepto de “contracultura”.
La naturaleza del marxismo fue el otro gran tema de investigación del Instituto, y fue en este contexto que surgió el concepto de “teoría crítica”. El término servía a varios propósitos; en primer lugar, contrastaba con las nociones tradicionales de pensamiento, que estaban influenciadas en gran medida por el positivismo y por el cientificismo. En segundo lugar, el término les permitía evitar ser etiquetados como “marxistas”. En tercer lugar, les ligaba a la “filosofía crítica” de Immanuel Kant. En un contexto intelectual marcado por un lado por un dogmatismo positivista y cientificista, y por un “socialismo científico” dogmático por el otro, la teoría crítica significaba la rehabilitación del espíritu revolucionario en un momento en que parecía haber entrado en declive.
Segunda etapa

La mayor aportación a la teoría crítica de la Escuela de Frankfurt por parte de su segunda generación se centra en dos obras hoy en día consideradas clásicos del pensamiento del siglo XX: “La dialéctica de la Ilustración” (1944) de Horkheimer y Adorno, y la “Minima Moralia” (1951) de Adorno. En estas obras, la crítica al capitalismo se torna en una crítica a la civilización occidental. De hecho en “La dialéctica de la Ilustración” la “Odisea” aparece cómo paradigma de la conciencia burguesa.
La racionalidad de la civilización occidental es presentada como una fusión entre dominio y racionalidad tecnológica, encaminada a someter tanto a la naturaleza interna como a la externa. Sin embargo, en este proceso, el propio individuo es inevitablemente engullido.
Adorno, que había recibido educación musical, escribió “La filosofía de la música moderna”, en la que, en esencia, critica el concepto de belleza, ya que considera que ha pasado a formar parte de la ideología de la sociedad capitalista avanzada. El arte y la música de vanguardia son las únicas formas de expresión que preservan la verdad al captar la realidad del sufrimiento humano.
Tercera etapa

Desde 1950 hasta la muerte de Adorno en 1969 y de Horkheimer en 1973, se llevan a cabo las aportaciones teóricas y metodológicas de la teoría crítica. Los teóricos críticos reconocen que las formas de opresión de la sociedad capitalista han cambiado. Durante esta etapa, el Instituo de Investigación Social se reestableció en Frankfurt (aunque muchos de sus miembros se quedaron en Estados Unidos), con el objetivo no sólo de continuar con sus investigaciones sino de convertirse en una fuerza dominante en la educación y la democratización de la Alemania Occidental.
En esta tercera etapa, Horkheimer y Adorno se centraron en reformular la teoría crítica para adaptarla a la nueva época. En “Dialéctica negativa”, Adorno se esfuerza en rehacer la teoría crítica de forma que no pueda ser controlada por las estructuras de poder. Adorno sugiere que el “pecado original” del pensamiento es su intento por eliminar todo lo que no sea pensamiento. Esta reducción convierte al pensamiento en cómplice de la dominación.
“Dialéctica negativa” marca el fin de la tradición frankfurtiana de situar al individuo como blanco de sus críticas. Sin una clase obrera revolucionaria, la Escuela de Frankfurt ya no tenía a nadie sobre quien apoyarse salvo el individuo. Esta postura ayudó a preparar el camino para la cuarta fase de la Escuela de Frankfurt, marcada por la “teoría de la comunicación” de Habermas.
Cuarta etapa
La obra de Habermas se centra en los intereses tradicionales de la Escuela de Frankfurt (la racionalidad, el sujeto humano, la socialdemocracia, y la dialéctica), y supera una serie de contradicciones que habían debilitado a la teoría crítica desde su concepción: las contradicciones entre los métodos materialistas y trascendentales, entre la teoría social marxista y las posturas individualistas del racionalismo crítico, y entre los fenómenos culturales y psicológicos por un lado, y la estructura económica de la sociedad por otro. La Escuela de Frankfurt había evitado hasta entonces adoptar una posición clara sobre la relación entre los métodos materialistas y trascendentales, lo que había generado una gran confusión entre sus lectores. La epistemología de Habermas sintetiza estas dos tradiciones al demostrar que el análisis fenomenológico y trascendental puede ser incluido dentro de una teoría materialista de evolución social, mientras que la teoría materialista sólo tiene sentido como parte de una teoría trascendental de sabiduría emancipadora que es el reflejo de la evolución cultural. La naturaleza a la vez empírica y trascendental de la sabiduría emancipadora se convierte así en el cimiento de la teoría crítica.
Al situar las condiciones de la racionalidad en la estructura social del uso del lenguaje, Habermas traslada el origen de la racionalidad del sujeto autónomo a los sujetos en interacción. La racionalidad no es una propiedad de los individuos como tales, sino de las estructuras de comunicación. Así Habermas consigue superar la postura ambigua del sujeto en la teoría crítica tradicional. La sociedad capitalista tecnificada no debilita la autonomía y la racionalidad del individuo a través de la dominación directa sobre el mismo, sino a través de la suplantación de la racionalidad comunicativa por una racionalidad tecnológica. Y, en su esbozo de la ética comunicativa como la etapa superior dentro de la lógica interna de la evolución de los sistemas éticos, Habermas la situa como potencial piedra angular de una nueva práctica política que incorporaría los imperativos de la racionalidad evolutiva.


Personajes de la Escuela de Frankfurt

Max Horkheimer
Hijo de un fabricante judío, nació el 14 de febrero de 1895 en Stuttgart. Abandonó los estudios en 1911 para aprender un oficio y ayudar en la fábrica de su padre y participó en la I Guerra Mundial. Al finalizar esta, terminó el bachillerato y decidió estudiar Filosofía y Psicología en Munich, Friburgo y Frankfurt, donde conoció a Theodor Adorno. Defendió su tesis doctoral en 1922 bajo la dirección de Hans Cornelius, con un trabajo sobre la antinomia del juicio teleológico. Tres años después presentaría su habilitación con un trabajo sobre la crítica del juicio de Kant. En 1926 comienza a trabajar en la Universidad de Frankfurt y se casa con Rosa Rieker. A partir de 1930 pasa a formar parte, junto a Fromm y Marcuse, del Instituto para la Investigación Social (IIS), siendo nombrado director del mismo al año siguiente. Entre 1932 y 1939 se encargaría de mantener la publicación de la Revista para la Investigación Social. A esta época pertenecen obras como Materialismo, metafísica y moral y otros artículos publicados en la Revista de Investigación Social (RIS). En 1933, al cerrarse el instituto, se vio obligado a abandonar Alemania, pasando por Suiza y terminando en la Universidad de Columbia (Nueva York), donde Horkheimer instala el Instituto. A comienzos de los 40 escribirá, junto a Adorno Dialéctica de la Ilustración. En los años 40 dirigió también un estudio sobre el antisemitismo, publicando diferentes obras y artículos al respecto. En 1949 vuelve a Alemania y trabaja como profesor de Filosofía social en la Universidad de Frankfurt, reabriendo un año después el Instituto. Entre 1951 y 1953 fue rector de esta Universidad. En estos años continúa con sus estudios sociológicos y publica obras críticas como Crítica de la razón instrumental, Ocaso, o Teoría tradicional y teoría crítica, donde recopila artículos anteriores. En estos años su reflexión recupera a Schopenhauer y la religión judía que aprendiera en su familia. En 1959, convertido ya en profesor emérito, emigra a Lugano, donde continuará con su labor filosófica. Murió el 7 de julio de 1973 en Nüremberg.
Theodor W. Adorno

Adorno nació el 11 de septiembre de 1903 en Frankfurt. Hijo de un comerciante de vino y de una cantante italiana. Durante su época de estudiante entabló amistad con Sigfrid Kracauer. Estudió música, psicología, filosofía y sociología, y durante su época universitaria conoció a Max Horkheimer y Walter Benjamin. En 1924 defendió su tesis doctoral sobre Husserl. En 1925 y 1926 fue alumno de Schönberg y Berg en Viena. En 1931 terminó su habilitación bajo la dirección de Paul Tillich, con un trabajo sobre la construcción de lo estético en Kierkegaard. Durante los años 30 combinó su colaboración con el Instituto para la Investigación Social (IIS) con otras tareas para revistas musicales y culturales. Ante el aumento del totalitarismo y la persecución judía, Adorno emigró a Oxford en 1934, ejerciendo la docencia en Merton. En 1938, un año después de su boda con Gretel Karplus, emigró a Nueva York donde pasó a colaborar intensamente con el IIS, instaurado temporalmente en la ciudad americana. Entre 1942 y 1944 se instala en California y trabaja junto a Horkheimer en Dialéctica de la Ilustración. Entre 1944 y 1949 dirigió un proyecto de investigación sociológica en Los Ángeles centrado en el estudio de la discriminación social. En 1949 vuelve a Alemania y reanuda su labor dentro del IIS. En los 50 publica obras cumbres como Minima moralia y desarrolla nuevos proyectos de investigación sobre el carácter totalitario y fascista. En 1959, un año después de tomar la dirección del IIS, pasa a ser profesor de la Universidad de Frankfurt. En los 60 seguirá desarrollando su teoría sociológica, enfrentándose con Karl Popper, y continuará manteniendo un claro compromiso político: aunque rechazaba cualquier forma de manifestación violenta, su crítica se dirigía permanentemente contra todo abuso de poder. A esta última década pertenecen obras tan importantes como Dialéctica negativa, Estudios sobre Hegel, o Teoría estética.

Jürgen Habermas

Nació el 18 de julio de 1929 en Düsseldorf. Estudió filosofía, psicología, literatura alemana y economía en la Universidad de Gotinga, Zurich y Bonn, donde defendió su tesis doctoral sobre Schelling. En 1955 contrajo matrimonio con Ute Wesselhoeft y al principio trabajó como periodista, hasta que Adorno le invitó a formar parte del reinaugurado Instituto para la Investigación Social (IIS) en Frankfurt. Allí entra en contacto con la Investigación Social empírica y reorienta sus intereses hacia la teoría crítica de la sociedad. En 1961 defiende su habilitación, centrada en el concepto de sociedad civil. Pasó así a ser profesor de la Universidad de Heidelberg, aunque siguió colaborando con el IIS con un proyecto de investigación sobre el movimiento estudiantil. Entre 1964 y 1971 ejerció como profesor en la Universidad de Frankfurt, y se convierte en uno de los principales representantes de la Teoría Crítica, publicando obras como Conocimiento e interés. En 1971 se traslada a Starnberg como director del Instituto Max Planck, continuando con su labor de investigación, con obras como Problemas de legitimación en el capitalismo tardío. En esta época recibe el reconocimiento de diferentes círculos intelectuales, materializado en diversos premios: el premio Hegel (Stuttgart, 1974), el premio Sigmund Freud (Darmstadt, 1976), y con el premio Adorno (1980). En 1981 publica su obra más importante: Teoría de la acción comunicativa y en 1983 es nombrado miembro de la Academia Alemana de la Lengua y la Poesía en Darmstadt. Entre 1983 y 1994 trabaja como profesor de Filosofía Social y Filosofía de la Historia de la Universidad de Frankfurt, publicando obras como Conciencia moral y acción comunicativa, o El discurso de la modernidad. Es nombrado doctor honoris causa por múltiples universidades y en Facticidad y validez reivindica una teoría normativa del Estado de derecho. Desde entonces no ha parado de recibir el reconocimiento internacional en forma de premios, y ha ido ocupando un lugar cada vez más relevante en el panorama intelectual no sólo alemán, sino también europeo, de modo que su pensamiento se ha convertido en un auténtico referente moral de nuestro tiempo.

Walter Benjamin

Filósofo, filólogo e historiador del arte, se especializó en temas de teoría de la literatura, en teoría del arte y en historia. Obras como El concepto de crítica de arte en el romanticismo alemánLa obra de arte en la época de su reproducibilidad técnica o El origen del drama barroco alemán se han convertido en clásicos de referencia obligada en el campo de la estética. Sus intereses filosóficos le llevaron a estudiar el marxismo y entabló también amistad con Bertold Brecht. Sus escritos sobre filosofía de la historia y los contactos que mantuvo con Adorno, y con otros miembros de la Escuela de Frankfurt, le hubieran convertido en uno de sus autores más importantes, de no ser por la prematura muerte de Benjamin en 1940.
Erich Fromm

Psicólogo alemán, especializado en el psicoanálisis. Formó parte de la Escuela de Investigación Social, que terminó abandonando por diferencias interpretativas de la teoría de Freud. Si hay que caracterizar la teoría psicológica de Fromm con una sola palabra, la más adecuada sería, sin lugar a dudas, “humanismo”. A través de obras como El arte de amar, Ser o tener, o El miedo a la libertad, Fromm construye una crítica a las sociedades occidentales, a la vez que intenta ofrecer al individuo posibles vías de escape a la instrumentalización a la que le somete la sociedad.

Georg Lukács

Filósofo y crítico literario húngaro, especializado en el marxismo. Estudió con Ernst Bloch, y también se interesó por el neokantismo. En su obra Historia y conciencia de clase, intenta renovar y prolongar la interpretación marxista de la sociedad, repensándola a la altura de su tiempo. Su labor como intérprete y continuador de la tradición marxista le llevó a ser miembro fundador de la Escuela de Frankfurt.


Herbert Marcuse

Filósofo alemán, que durante unos años trabajó dentro de la Escuela de Frankfurt. Los temas centrales de su pensamiento giran en torno a la crítica de las sociedades capitalistas occidentales. Entre sus obras más destacadas, hay que citar Eros y civilización y El hombre unidimensional. Su pensamiento jugó un importante papel en las revueltas estudiantiles de los años 60, cuando Marcuse se convirtió en uno de los filósofos que inspiraron estos movimientos.
Friedrich Pollock
Economista, sociólogo y filósofo, especializado en el marxismo. Fue el encargado de desarrollar toda la vertiente económica del proyecto de Teoría Crítica. Como otros miembros de la Escuela , se vio obligado a emigrar a Nueva York en 1933. A su vuelta, trabajó como profesor de la Universidad de Frankfurt, dedicando sus esfuerzos a la crítica del capitalismo y a los mecanismos económicos que puedan llegar a ejercer diferentes grados de dominación sobre el ser humano.





La influencia de la escuela de Frankfurt en la historia


Relativismo moral: Freud y la Escuela de Frankfurt
No existe ninguna prueba científica que demuestre la existencia del subconsciente, del “id”, del complejo de Edipo, o de ningún otro concepto freudiano de importancia. Freud dijo una vez que el psicoanálisis era como una religión: no se puede demostrar, pero se debe aceptar como cuestión de fe. De hecho, una vez Carl Jung escribió a Freud una carta sugiriéndole que estableciera públicamente el psicoanálisis como una religión formal; Freud rechazó la sugerencia. Sin embargo, es posible que fuera este aspecto religioso lo que llevó a la Escuela de Frankfurt a fijarse en Freud en los años 30.
El húngaro Georg Lukacs fundó la Escuela de Frankfurt con el objetivo de provocar cambios sociales masivos. Lukacs era marxista, pero la técnica que planteó es válida para cualquier otra ideología. Lukacs decía que había que sumir a las personas en el pesimismo, que había que hacerlas creer que vivían en un “mundo olvidado por Dios”. Al mismo tiempo, el nuevo movimiento social que se intentaba crear debería poseer las características de una religión, aunque, por supuesto, sin la figura de un Ser Supremo. De hecho, Lukacs llegó a estudiar en profundidad la secta de Baal Shem, una secta cabalista judía, además de varias herejías medievales cristianas, con el propósito de encontrar lo que él llamaba “ideas mesiánicas” que pudiesen ser incorporadas al marxismo.
Las teorías de Freud encajaban perfectamente con lo que andaba buscando; era como volver a las sectas gnósticas de la Edad Media. Suponía el regreso de los demonios, sólo que ahora el mal surgía de la mente de cada uno, y se necesitaban nuevos sacerdotes para salvar a la humanidad. La divulgación de las teorías de Freud por la Escuela de Frankfurt es la razón fundamental por la que el psicoanálisis llegó a ser tan influyente en Estados Unidos tras la II Guerra Mundial. La Escuela de Frankfurt ayudó a mucha gente a darse cuenta del mal estado de su salud mental; de como debían romper con las imposiciones autoritarias que les volvían neuróticos, de cómo debían resistirse a la imposición de valores universales y aferrarse a un sano hedonismo individualista.
Ahora bien, la teoría de Freud distaba mucho de ser perfecta. Freud decía que la personalidad de cada individuo era el resultado de la interacción de la biología—esto es, de los impulsos instintivos humanos transmitidos por herencia de generación en generación—con las experiencias propias del proceso de crecimiento y maduración en el seno de una familia. Freud pensaba que todas las personas eran muy similares entre sí, porque los impulsos instintivos eran los mismos para todo el mundo y porque las estructuras familiares diferían muy poco. La Escuela de Frankfurt corrigió a Freud al afirmar que cada cultura presentaba unos rasgos psicológicos distintivos, porque las distintas estructuras familiares transmiten ideas de autoridad y moralidad de formas muy distintas.
De esta manera, para conseguir liberar el “eros” y lograr una mente sana, lo más importante es descubrir aquello que distingue a una cultura de las demás. Y estas diferencias no vienen dadas por la genética sino por la cultura, transmitida a través de las familias. Así, la Escuela de Frankfurt logró demostrar científicamente que la mentalidad de los negros no es la misma que la de los blancos, y no por diferencias genéticas sino porque las culturas de ambas razas son, en esencia, distintas.
Basándose en esta afirmación, la Escuela de Frankfurt pasó a defender que todos los valores morales son relativos. Y es por esto que, hoy en día, la corriente de pensamiento dominante entiende que los valores universales son propios del autoritarismo, y que las estructuras familiares deben ser cambiadas, o incluso destruidas, para dejar de imponer estos valores obsoletos a los jóvenes.


La construcción de la New Left

Aunque la formaron una corriente distinta, la New Left tiene muchos elementos de la Escuela de Frankfurt.

La historia entera de la izquierda se desarrolla en lo que podríamos llamar Europa continental, y aun en muy pocos países de ella. Siempre se ha dicho que en Estados Unidos no ha habido un verdadero socialismo y que el laborismo ingles es fenómeno asaz particular como para que tenga una fácil exportación.

Esto ha sido así hasta que el siglo XX dobla su primera mitad. El marxismo se dispone a pasar el canal e incluso, con los primeros superconstelations (aviones de grandes dimensiones para pasajeros), da el salto atlántico. En Inglaterra se difunde la poderosísima The New Left Review y en estados Unidos se teje el efímero, pero enormemente influyente, movimiento de la Nueva Left.

La nueva izquierda se define así en Estados Unidos más por oposición a la vieja izquierda liberal y en parte trotskista que por mimetismo de sus parientes ingleses. No se trataba tanto de una rebelión generacional como un intento, por parte de los jóvenes, de poner punto, de realizar de verdad las aspiraciones de sus padres.

Los primeros líderes estudiantiles de finales de los cincuenta y primeros sesentas fueron en USA lo que se llamo red diaper babies o niños de los pañales rojos. Procedían de familias neoyorquinas con un fuerte peso judío e inmigrante, receptoras del marxismo europeo y también de Freud. Pronto se amplía la base y se añaden algunos líderes de color, feministas y otros activistas universitarios que se enfrentan a la sangría de Vietnam y la insubordinación de las minorías. Todo demasiado heteróclito, demasiado efímero, aunque solo fuera por la condición estudiantil de muchos de sus miembros. Frente a lo que ha podido decirse, los líderes de la New Left eran, por lo general, estudiantes aplicados. La new Left no llego nunca a ser una organización y mucho menos un partido político. Su éxito fue instantáneo en los campos universitarios en un momento de afluencia económica que permitía una enorme autonomía a los jóvenes.

A costa de su propia disolución , en el corto periodo que va de 1968 a 1972 la New Left triunfó en determinadas operaciones concretas en las puso un a enormes dosis de pragmatismo: el fin de la tranquila sumisión de la raza negra, la retirada de Vietnam que tuvo que hacer el ejercito mejor pertrechado de toda la historia , el replanteamiento de ciertos aspectos de las relaciones interpersonales (Igualdad de la mujer, despenalización del aborto o de las relaciones homosexuales), que desde entonces han seguido su marcha inexorable en todo el mundo. En síntesis, la New Left triunfo precisamente por pasar a ser lo que mas le repugnaba: reformista. De ahí que las condiciones para una revolución terminen en 1968 con el estallido de una esporádica rebelión estudiantil.

La New Left, frente a la vieja izquierda, se resuelve en una cuestión de estilo, de talante estético. Es la distancia que va del jazz al rock. L a vieja izquierda americana se había cultivado en la atmósfera aislacionista y depresiva de los años treinta. Sus hijos se mueven en el clima internacionalista y económicamente afluente de la era kenediana y la de sus sucesores. La vieja izquierda se cierra en Nueva York y la nueva izquierda se abre en numerosos campus universitarios, de modo singular en la zona de Chicago y en la de San Francisco. La vieja izquierda era más que nada antifascista, y en algunos casos admiradoras de la revolución bolchevique; de ahí su compromiso con la guerra civil española. La nueva izquierda mira con suspicacia el experimento soviético y lo que le preocupa es el Friendly Fascism (un sugestivo titulo de Bertram Gross).

La vieja izquierda estaba encantada con la planificación estatal. La nueva izquierda es antiburocrática, antiautoritaria y pacifista. Su compromiso es contra la guerra de Vietnam y en todo caso a favor de las luchas guerrilleras de liberación de ciertas minorías raciales o de algunos países coloniales. A la vieja izquierda le fascina el Marx de El capital y a la nueva izquierda le encanta el joven Marx, que permite hablar de la alineación y de la liberación personal. La vieja izquierda se sentía agradecida de la recepción de los Estados Unidos había dispensado a los emigrantes políticos de Europa.
La nueva izquierda abjura del nacionalismo americano,(y, por tanto , del anticomunismo en que desembocaban tantos viejos izquierdistas) y proyecta la mala conciencia que supone vivir bien como supone vivir bien como consecuencia del centralismo del imperio americano. Para los viejos izquierdistas los problemas son parte de la solución. Para los nuevos izquierditas la solución es parte del problema. Lo que para los primeros es pragmatismo, para los segundos es oportunismo. La vieja izquierda todavía iba en busca del histórico proletariado. La nueva izquierda se construye en el proletariado sustitutivo. No se sabe quién se equivocó más. Los viejos izquierdistas escribían libros. Los nuevos líderes estudiantiles de los años 60 redactan manifiestos, hacen declaraciones por televisión y emborronan las paredes con pintadas. El hito de 1968 es un aviso de la temible crisis, el apogeo y el anuncio del fin de la guerra vietnamita, las ultimas manifestaciones, masivas y extendidas a todo el mundo, de la protesta estudiantil.

Marcuse, miembro de la Escuela de Frankfurt, mantiene un doble papel: académico y conservador en el campo profesional y fuera de él una actitud militante, belicosa, y enormemente influyente.


La revolución sexual

Numerosos miembros de la escuela de Frankfurt influyeron de manera muy importante en la construcción de una nueva visión de la naturaleza humana en relativo a la índole sexual. Libros que marcaron época fueron El arte de amar de Fromm o El orgasmo femenino de Reich o las obras de Freud que se reanimaron. Este cambio de visión de las relaciones humanas hizo replantearse la moralidad sexual junto al comportamiento humano en general. Las nuevas teorías sostienen que la moral reinante era represiva y exigían una mayor libertad en la variedad de comportamientos sexuales.
La revolución sexual fue aprovechada por las mujeres para exigir la igualdad en derechos e innovar comportamientos. Uno de los conceptos mas importantes y ya utilizados en el siglo anterior era el Amor libre de marcada ideología anarquista.

De los grupos sociales más influenciados por estas teorías son los hippies, famosos por sus ideales del amor y la paz.

Los valores eran el hedonismo y el culto al cuerpo, el liberacionismo como la separación del sexo de la procreación (con los avances científicos en el campo de los anticonceptivos llegó a ser posible), autonomía juvenil y el desprecio a la jerarquía y a la autoridad.

Los movimientos feministas

Esta nueva forma de vivir la sexualidad en una sociedad cerrada, motivó los movimientos feministas con una clara diferencia de los movimientos de principio de siglo, las sufragistas, el movimiento renació con unos propósitos mucho mas ambiciosos: además de la igualdad de genero y otros derechos como el del aborto, proponían un nuevo modelo en la relación entre hombres y mujeres, en la constitución misma de la identidad personal y en la de la célula social básica que regula estos procesos: la familia.

¿A que se debe esta situación? Por ese entonces (el periodo 1950-1960) había desigual de sexos, de razas, de clases sociales, países industrializados y tercermundistas…etc. Esto seria el campo de cultivo para la ampliación de los derechos civiles. El progreso tecnológico había creado las condiciones para una liberación respecto de la obligación del trabajo, para una ampliación del tiempo libre. Marcuse considera que ello permitirá la liberación de las potencialidades reprimidas que, “así liberadas, crearán nuevas formas de realización y de descubrimiento del mundo, que a su vez otorgarán una nueva forma al reino de la necesidad, a la lucha por la existencia. Así se dan las condiciones para el surgimiento de una sociedad no represiva en la que se viva la felicidad del Eros liberado, la lógica de la satisfacción y no ya la de la represión”.


El feminismo es la expresión de la insatisfacción que sufrían millones de mujeres recluidas entre las pareces de su hogar en esforzado cumplimento del papel de las campañas de feminización que se les había asignado: el papel de ama de casa, esposa y madre feliz, puso en evidencia el desfase entre la retórica y la realidad, una realidad que se demostraba vacía y frustrante. En 1969 se muestra el culmen de la causa feminista al tambalearse todas las bases del pensamiento capitalista. Las mujeres por su parte, sintieron que estas propuestas de transformación no las incluían e iniciaron la rebelión.

El resultado fue un movimiento pluralista y flexible que fomentaba el trabajo colectivo, organizado en pequeños grupos de autoconciencia donde las mujeres pudieran compartir su experiencia individual, que rechazaba en lo posible la burocratización, pero sobre toda la jerarquización.,

Del movimiento feminista se escindió una rama radical que consideraba al grupo femenino como grupo social oprimido y defendía una acción firmemente solidaria de las mismas frente a su contradicción fundamental: el hombre solo o en conjunto, afirmando que la compresión de la condición femenina debía provenir exclusivamente de análisis realizados por mujeres.

Las revoluciones estudiantiles.
1968 fue el año de las revoluciones estudiantiles, de estas la que más destaco fue el Mayo francés en los que influyo Marcuse azuzando a los estudiantes a resistir junto a otras figuras filosóficas como Sartre. El mayo del 60 no es una clase ni un partido ni un grupo revolucionario quienes intentan, de verdad, tomar el poder. En su lugar, es la imaginación la que desea sustituir al poder represor. El conflicto es entre estudiantes y policías, una lucha desigual. Lo más destacable de este acontecimiento fue la propaganda y sus eslóganes: Debajo de los adoquines está la playa, Prohibido prohibir.
Seamos realistas, pidamos lo imposible. Esta rebelión pronto se expande por Francia donde más de la mitad de población trabajadora no campesina está en huelga. La ideología del Mayo francés es una mezcla de elementos voluntaristas, lúdicos, de exaltación de la juventud y de rechazo de la autoridad y la jerarquía. También destacan la apelación a la acción directa, un cierto gusto por la lógica surrealista, el desencanto del comunismo y el espontaneísmo juvenil, todo ello con la idea de que escandalizase a las clases bien pensantes.
El general De Gaulle ante esta situación decide enderezarlo y advierte en unos de sus discursos con una frase muy irónica criticando el tono infantiloide: el recreo se ha terminado. Aunque los sucesos del Barrio Latino logran una difusión mundial, el moviendo decaerá ya que no alterara ni un ápice la estructura del poder. La contra manifestación gaullista de Pentecostés de 1968 resulta mucho mas voluminosa que todas las manifestaciones anteriores y todo quedo en un inacabable derroche de palabras. Más el Mayo del 68 mas que una revolución, fue un espíritu de lucha muy atractivo, todavía hoy reindinvicado.
Críticas a la Escuela de Frankfurt

La Escuela de Frankfurt ha sido atacada desde numerosos frentes. Los liberales y los tradicionalistas atacan a la Escuela de Frankfurt por entender que es una forma de “marxismo cultural” que ataca a los valores tradicionales ya la familia. Desde la izquierda, hay posturas críticas con la Escuela de Frankfurt que opinan que no es más que una crítica romántica y elitista de la cultura de masas disfrazada de neomarxismo. Los marxistas critican a la teoría crítica por ser una expresión de idealismo burgués que no guarda ninguna relación inherente con la práctica política ni con ningún movimiento revolucionario actual.
Karl Popper criticaba a la Escuela por haberse desentendio de la promesa de Marx de un futuro mejor: “La condena de Marx de nuestra sociedad tiene sentido porque la teoría de Marx contiene la promesa de un futuro mejor. Pero su teoría pierde todo su sentido su se la extirpa de esta promesa, como han hecho Adorno y Horkheimer.

Tratado de Madrid.

Tratado de Madrid: El alto costo de enfrentar a nuestros enemigos.

DE RODILLAS ANTE EL EXTRANJERO

La derrota militar de la Argentina en la guerra inconclusa de Malvinas de 1982 generó cuatro gravísimas consecuencias para nuestro país con el establecimiento de los diferentes gobiernos civiles desde 1983 en adelante: 1) Un vergonzoso proceso de desarme y de desmantelamiento de nuestras Fuerzas Armadas; 2) una sistemática política educativa-propagandística de desmalvinización; 3) una política exterior siempre pasiva ante la ocupación británica en el Atlántico Sur (con apenas una formalidad discursiva de reclamo tibio en foros internacionales); 4) la firma de una ignominiosa capitulación incondicional, lo que se conoció como “Tratado de Versalles Argentino”.
La desmalvinización fue una práctica constante desde 1983 a la fecha. En tal sentido, son muy recordadas las frases tristemente célebres de los ex presidentes Raúl Alfonsín, Carlos Menem y Néstor Kirchner sobre el tema. Alfonsín habló en su momento de “acto demencial”, y de que la Causa Malvinas era un ‘carro atmosférico’. Para Menem fue una “triste y traumática mancha en la Historia de nuestras relaciones con Gran Bretaña”. Y para Kirchner fue “otro crimen de la dictadura”. El actual presidente Mauricio Macri tampoco se queda atrás, ya que en los ’90 se pronunciaba sobre Malvinas expresando “nunca entendí los temas de soberanía en un país tan grande como el nuestro”, o que “las Malvinas serían un déficit adicional para el país”. Esta línea de pensamiento del actual mandatario es la que se pudo corroborar cuando participó del Foro Económico de Davos, en Suiza (agenda del Nuevo Orden Mundial), manteniendo su tan promocionado “encuentro” con el primer ministro británico David Cameron, quien de antemano le advirtió que la soberanía de las Islas “no se discutía”.
El repudio a la Gesta siempre fue una constante en la partidocracia argentina, reforzándose permanentemente la idea de que fue una “aventura loca”, o de que hubo “chicos de la guerra”. Vale decir, un desprecio imperdonable que en definitiva es lo mejor que le puede suceder a la diplomacia británica.
TRAS LA DERROTA, LA HUMILLACIÓN
Con la firma de los Tratados Anglo-Argentinos de 1990, suscriptos por el entonces presidente Carlos Menem y su ministro de Relaciones Exteriores Domingo Cavallo (miembro prominente de la Trilateral Commission) la Argentina consolidó formalmente todo el proceso de desmalvinización y de entrega iniciado desde 1983. Dos tratados que aseguran hasta el día de la fecha el status de colonia y de dependencia de nuestro país hacia la geopolítica expansiva del Reino Unido en el Atlántico Sur. El 15 de febrero de 1990 se firmó en Madrid el Primer Tratado Anglo-Argentino, denominado burdamente “Declaración conjunta de las delegaciones de la Argentina y del Reino Unido”, que se complementaría con el denominado“Tratado Anglo-Argentino de Promoción y Protección de Inversiones”, suscripto en Londres el 11 de diciembre de 1990, y posteriormente sancionado por el Congreso de la Nación Argentina el 4 de noviembre de 1992 (Ley N° 24.184).
El Tratado de Madrid consta de un total de 18 artículos y 4 anexos. Por ejemplo, el artículo 4°, establece “dejar sin efecto la Zona de Protección establecida alrededor de las islas Malvinas -Falkland Islands”, lo que habla a las claras de la imposición enemiga sobre el Mar Continental Argentino. A su vez, el artículo 5° explicita los derechos que adquiere Gran Bretaña sobre las FFAA de nuestro país, procediéndose a establecer un “Sistema Transitorio de Información y Consulta Recíprocas sobre los movimientos de las unidades de sus Fuerzas Armadas en áreas del Atlántico Sudoccidental”. En tal sentido, los anexos 1-3 de este artículo establecen la información recíproca que debe existir ante movimientos militares“La República Argentina y Gran Bretaña se han de proporcionar por escrito y con veinticinco (25) días de anticipación la información correspondiente al movimiento de sus Fuerzas Navales y de sus Fuerzas Aéreas y de los ejercicios que verifiquen unas y otras (…)”. Vale decir, mientras los buques y aeronaves que se desplacen por la plataforma continental argentina han de estar subordinados a un fácil y seguro control británico, los buques ingleses no están sometidos a igual control.
A la colonización enemiga sobre nuestro sector Atlántico Sur y su control sobre nuestras FFAA se suma la dependencia económica. El artículo 7° consolida una“bilateralidad económica pesquera” en una importante extensión argentina: entre el paralelo de 45° latitud sur y el paralelo de 60° latitud sur (aproximadamente la zona marítima que se extiende desde Puerto Camarones en la provincia del Chubut hasta las Islas Orcadas en la Antártida). Además, se destacan las operaciones conjuntas que deben realizar las flotas pesqueras británicas y argentinas en el intercambio de informaciones, estadísticas y evaluaciones sobra la fauna ictícola en la región.
El artículo 9° promueve una “bilateralidad comercial” entre los habitantes de las Islas Malvinas y el territorio continental argentino, vale decir, no aislar y abastecer en todo momento el territorio usurpado. Y para que todas las cesiones de derechos territoriales y económicas no queden tan expuestas, el artículo 10° apela al sentimiento del país vencido concediendo un derecho de visita a los familiares directos de los caídos en combate en el actual Cementerio de Darwin (el cementerio militar habilitado por el Reino Unido para sepultar a los combatientes argentinos que murieron en la guerra). Todo un sarcasmo que manifiesta la omnipotencia sin concesiones de la fuerza bestial con que el Imperio Británico mantiene su hegemonía. A su vez, el artículo 12° extiende esta “sociedad” anglo-argentina a nuestro territorio continental, con la proyección de un Acuerdo de Promoción y Protección de Inversiones en donde otros países queden excluídos. Con esto se ratifica una vez más el Tratado Anglo-Argentino de sumisión suscripto el 2 de febrero de 1825 que en su artículo 9° ya adjudicaba a los intereses británicos la ‘cláusula de nación más favorecida’.
El “Tratado Anglo-Argentino de Promoción y Protección de Inversiones”, de diciembre del ’90, fue un acuerdo que, en realidad, complementó al alcanzado en Madrid. Consta de un total de 14 artículos, mereciéndose destacar el artículo 2° que establece las condiciones para la protección del Capital agiotista británico:“Cada Parte Contratante promoverá y creará condiciones favorables para que inversores de la otra Parte Contratante inviertan capitales dentro de su respectivo territorio y, sujeto a su derecho de ejercer los poderes conferidos por su legislación, admitirá dichos capitales”. Además, el artículo 3° hace referencia a la histórica cláusula de nación más favorecida: “Ninguna Parte Contratante someterá en su territorio las inversiones y las ganancias de inversores de la otra Parte Contratante a un trato menos favorable que el otorgado a las inversiones y ganancias de sus propios inversores o a las inversiones y ganancias de inversores de cualquier tercer Estado”.
El artículo 6° asegura a los británicos la transferencia de ganancias, en donde“cada parte Contratante garantizará a los inversores de la otra Parte Contratante respecto a sus inversiones, la transferencia sin restricciones de sus inversiones y ganancias hacia el país donde aquellos residen”. El artículo 13° sostiene que el tratado suscripto debe tener tratamiento parlamentario y ser sancionado con fuerza de ley: “Cada Parte Contratante notificará por escrito a la otra del cumplimiento de los requisitos constitucionales exigidos en su territorio para la entrada en vigor del presente Convenio. El presente Convenio entrará en vigor en la fecha de la última de las dos notificaciones”. Este Tratado de Londres fue el motor de las posteriores privatizaciones y transferencias de bienes patrimoniales estatales a diferentes corporaciones británicas, una sistemática política menemista de descarado vaciamiento del patrimonio nacional.
En esencia, la firma de los Tratados Anglo-Argentinos de 1990 no fue otra cosa que la imposición de un verdadero Tratado de Versalles Argentino, una de las más grandes humillaciones y postraciones de nuestra Historia. Inclusive la prensa londinense presentó el establecimiento de los mismos como un “éxito” del presidente Carlos Saúl Menem. Cabe repetir, una vez más, que son tratados queaún siguen vigentes y que ninguno de los diferentes gobiernos “democráticos” ni siquiera quiso revisar.
VISIÓN DE GRANDEZA
La Gesta de Malvinas generó enormes repercusiones geopolíticas, geoestratégicas, jurídicas y diplomáticas a nivel internacional. A pesar de la postración hacia la Corona Británica con la imposición del Tratado de Versalles Argentino, hoy más que nunca debemos luchar para recuperar todo lo que es nuestro, todo lo que nos identifica, todo lo que amamos, todo lo que forma parte de nuestro Ser Nacional. Luchar por la grandeza de la Patria, luchar por la memoria de nuestros Héroes que lo dieron absolutamente todo y sin ningún tipo de reservas en la guerra inconclusa de 1982.
Con la Gesta no sólo se reconquistó el Orgullo Nacional perdido, sino que se conmovió al mundo entero durante los 74 días de disputa directa y luego de guerra con el pirata invasor, siendo la Argentina la protagonista central de la política mundial y en donde toda una conciencia colectiva popular se puso de pie apoyando fervorosamente esa magna gesta. Sin lugar a dudas uno de los acontecimientos más trascendentales de la Historia Argentina del siglo XX. Ya lo decía con claridad meridiana el Padre de la Patria, General Don José de San Martín“Seamos libres, lo demás no importa nada”.
Artículo publicado en el Periódico Bandera Nº 7 (Abril 2016)

25 de agosto de 2016

Católico y Nacionalista. Enrique Oses : Trayectoria de un Pensador de Barricada por Hernan M. Capizzano.

“Católico y Nacionalista. Enrique P. Osés: Trayectoria de un Pensador de Barricada”, Hernán M. Capizzano, Buenos Aires, Memoria y Archivo, 2016, 167 páginas.
Hace dos años el Lic. Hernán Martín Capizzano compiló una serie de artículos y discursos de Enrique Pedro Osés. Dimos la bienvenida a ese libro pues las palabras del periodista y pensador nacionalista encerraban –y encierran-  una gran vigencia. Y también nos alegrábamos pues Osés, lamentablemente, es de esos camaradas que fue quedando en el olvido. La publicación de dichas páginas fue, entonces, un acto de estricta justicia.
Ahora vuelve a hacer justicia y con una exquisita caridad nos presenta una documentada y excepcional biografía. Ya el título del libro, nos
Y un segundo testimonio, acertadísimo por cierto, es del P. Castellani. Dice Capizzano: “Vale la pena transcribir estas tres líneas porque encierran una significación profunda en pluma de Castellani, quien pregunta: ´ ¿No sirvió de nada toda la prédica, toda la obra de Enrique Pedro Osés?´” (p. 166). 
A lo largo de las páginas, podremos conocer la titánica obra periodística que llevó a cabo (El Pueblo, Criterio, Crisol, El Pampero, El Federal), sus desvelos, la persecución del régimen, las amenazas, la prisión.
La vida de este hombre hay que contemplarla sub specie aeternitatis. Al concluir su lectura nos queda el consuelo de saber que para Dios no hay soldado desconocido.
Le agradecemos al amigo Capizzano el haberla escrito. Recomendamos vivamente la lectura de esta obra, especialmente a la juventud.
El Buen Dios le compensará esta semblanza. De eso no hay duda. 
Daniel O. González Céspedes
lo pinta tal cual fue. Magnánimo, sacrificado y apasionado; tuvo aciertos y errores. Se destaca a lo largo del libro, la entrega personal de este hombre, que no tuvo otro anhelo más que la defensa de la Verdad Católica y de esta Patria argentina libre de sus enemigos. Por eso, la opción no podía ser otra más que Nacionalismo o abismo político. Don Lautaro Durañona y Vedia no erró al describir a Osés: “se puede ofrecer la vida en una frase literaria y no estar dispuesto a entregarla en holocausto de la Patria, como sin duda está dispuesto Osés” (p. 40).

Una nueva embestida contra la Vida.

Una nueva embestida contra la Vida, contra los mas vulnerables, de parte del Gob. Socialista de la Prov. de Santa Fe. Ya habían suscripto c...